NUEVA YORK._ Ante el cierre de reconocidos restaurantes y lounges situados en el vecindario Inwood y otros sectores del Alto Manhattan, propietarios y empleados, que no se identificaron, denunciaron que hay una conspiración de policías para acosar y cerrar esos negocios, en la mayoría de los casos sin un argumento que lo justifique.

En uno de los casos más recientes, las autoridades cerraron el popular restaurante lounge “Vacca”, situado en el edificio 416 Oeste de la calle 203, entre Décima y Novena avenidas, que según la denuncia, estaba siendo acosado bajo falsas acusaciones ante la Junta Comunal #12, el cuartel 34 y la Autoridad de Licores del estado de Nueva York.


NUEVA YORK._ El restaurante lounge “Vacca” en el Alto Manhattan, uno de los negocios cerrados por las autoridades. (Foto Miguel Cruz Tejada).

Otros negocios clausurados también son “Vapor”, “Clift” y otros.

Los denunciantes dicen que en la conspiración policial, participa un agente de origen boricua y de apellido Rivera, que por su baja estatura se ha ganado el sobrenombre de “Riverita”, quien frecuentemente entra sin preguntar a los negocios con actitud arrogante y prepotente, acosando a los dueños, gerentes y empleados en numerosas ocasiones.

Dijeron que se han quejado en varias ocasiones y han hablado con el congresista Adriano Espaillat, el concejal Ydanis Rodríguez y la asambleísta Carmen de la Rosa, líderes políticos de los distritos en los que se ubican, pero hasta ahora, nadie ha dado una respuesta ni ha cesado la represión.

Uno de los alegatos de las autoridades, es el de que en la mayoría de negocios cerrados e investigados en la actualidad, se producen escándalos, peleas que incluyen apuñalamientos y tiroteos y se reciben docenas de llamadas al 911 y al 311, con docenas de quejas, por lo que tienen que actuar.

También, la Autoridad de Licores, acusa a los propietarios de permitir la venta de bebidas alcohólicas a menores y no tener control de los ambientes, pero las gerencias de los negocios responden que no venden leche ni refrescos, sino cervezas, alcohol y tragos, por lo que no pueden ser responsables de que alguien se salga de control y se comporte inapropiadamente.

Todos los negocios, cuentan guardias de seguridad que les son proveídos por empresas privadas y en cuanto al servicio de Valet Parking, explican que cumplen a cabalidad con los contratos y las reglas, acusando a los policías de atacar a unos y hacerse indiferentes frente a los negocios que sí violan las regulaciones.

Acusaron al Departamento de Sanidad (Sanitation) de enviar inspectores para supuestamente monitorear la limpieza en las cocinas y los grados en las comidas, así como la higiene en general, algunos de ellos, dando multas injustificadas y sin ofrecer opciones flexibles, para que los comerciantes arreglen cualquier problema mínimo, como el caso de alguna brecha en paredes.

Recordaron el caso del sargento dominicano Michael Peña, quien andaba borracho en una noche fuera de servicio, con la pistola de reglamento, siendo rechazado en muchos restaurantes y lounges de Inwood, y terminó violando sexualmente a una maestra de una escuela de El Bronx, en un patio trasero de un edificio en la calle Wadsword Terrace.

Peña, fue arrestado, acusado y condenado a 75 años en la cárcel por agresión sexual a la profesora.

Los quejosos, sostienen que además, se les están  negando las licencias a comerciantes que las solicitan, alegando que un récord negativo, desmintiendo que muchos tengan un pasado oscuro con la ley, y a los que se les dice que se les niega el permiso, para evitar que se produzcan más escándalos violencia.

Los comerciantes advirtieron que están en consultas legales con sus abogados para decidir si demandan por acoso y discriminación a las tres agencias, que están arruinándolos a ellos y el futuro de sus familias, pero antes, quieren escuchar una respuesta adecuada y que se detengan los ataques y el acoso.

En cuanto a la recién creada agencia “Alcalde de la Vida Nocturna” (Nightlife Mayor), que tiene como parte de su misión, resolver ese tipo de problemas, dijeron desconocer lo que está haciendo la encargada  Ariel Palitz, cuya oficina hasta ahora, no ha hecho nada.

Pidieron a Palitz, ordenar una investigación independiente, neutral y objetiva para determinar verdaderas responsabilidades, en respuesta a las acusaciones de la policía y las otras agencias.